nbaumwollspinner

nbaumwollspinner 31 de Diciembre de 2017

La especie adicta al sufrimiento

A lo largo de la historia, numerosos filósofos y científicos han explicado la diferencia entre los hombres y los animales, y todos pareces llegar a la misma conclusión, nosotros poseemos algo que ellos no: razón.

Los seres humanos gozamos algo que Descartes denominó "la facultad de distinguir lo verdadero de lo falso", característico a todos nosotros y lo que nos diferencia del resto de especies que habitan en este mundo. Nuestros actos son llevados a cabo de acuerdo a nuestro razonamiento, los animales actúan en base a sus instintos.

Esta teoría es interesante y explica muchas cosas, pero a mí nunca me ha parecido correcta, nunca he visto una noticia en la que un animal haya matado a otro por simple diversión. Veo noticias sobre hombres asesinándose unos a otros todos los días.

Somos nosotros quienes aparecen en las páginas policiales del periódico, con la cara cubierta de sangre y los ojos inyectados de algo que no es fácil de explicar, pero que se parece bastante a la locura; la explicación nunca tiene sentido porque, en teoría, no poseemos instintos que nos lleven a cometer esos actos, o al menos no dejamos que le ganen a nuestra razón.

Consideramos salvaje al león que se come un antílope en el medio de la sabana africana pero, ¿qué es el hombre que mata de treinta y tres puñaladas a su mujer? ¿qué es el desconocido que secuestra niñas y las obliga a prostituirse? ¿qué es la madre que asesina a sus hijos?

Si actuáramos de acuerdo a nuestra razón, comprenderíamos la campaña que se lleva a cabo en Argentina y que posee el nombre de #NiUnaMenos se basa en la idea de acabar con la violencia de género, dejaríamos de asesinar mujeres "porque sí". Si actuáramos de acuerdo a nuestra razón, entenderíamos que "Sin clientes, no hay trata" y dejaríamos de tener sexo con personas que se encuentran drogadas y privadas de su libertad en prostíbulos clandestinos. Si  actuáramos de acuerdo a nuestra razón, no usaríamos pirotecnia para festejar las fiestas porque lastima a personas con autismo, síndrome de down y animales de todas las especies.

Aun así, con los años y años que llevamos evolucionando como especie (¿lo hacemos?), los números de femicidios no hacen más que crecer, niños, niñas y mujeres de todas las edades siguen ausentándose en su casa y durmiendo en prostíbulos, en contra de su voluntad; y cada vez que enciendo mi laptop un día después de navidad, Facebook se llena de imágenes y vídeos de niños con autismo que han tenido una convulsión debido al ruido de los cohetes, animales huyendo de sus casas, muertos de un paro cardíaco o desangrándose por un cohete que se desvío hacia donde estaban.

Vemos las noticias, vemos las imágenes y los vídeos, y nos sentimos mal por ellos, a veces hasta derramamos una lágrima en su memoria pero, aún así, volvemos a hacerlo, el próximo día, el próximo mes, el próximo año, no aprendemos de nuestras acciones, parece que el sufrimiento de los demás es un trofeo, nos divierte, nos encanta, nos hace sentir fuertes.

Somos la única especie adicta al sufrimiento.


animales
conciencia
violencia

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...